Crean la primera cámara fotográfica viviente

La próxima vez que le tomen una fotografía usted podrá decir “bacteria” en lugar de “whisky”, tras el extraordinario logro tecnológico de la Universidad de California en San Francisco (UCSF), que ha desarrollado una capa densa de bacterias sensibles a la luz que actúa como una clase única de película fotográfica, de acuerdo a la revista New Scientist.

ObjetivoAunque toma cuatro horas para imprimir un cuadro y trabaja solamente en luz roja, las imágenes capturadas son de alta resolución.

La “cámara fotográfica viviente” utiliza la luz como interruptor. Los genes en una bacteria genéticamente modificada crean entonces un producto químico de la imagen grabada, oscurecida.

Las bacterias son minúsculas, permitiendo que el sensor entregue una resolución de 100 megapixeles por pulgada cuadrada. De modo que estas bacterias son, también, un registro vivo de datos.


Para construir su biosensor de novela de ciencia ficción, el equipo de Chris Voigt de la Universidad de California en San Francisco, eligió a Escherichia coli, la bacteria de presente en nuestros intestinos en una intoxicación alimenticia. Una de las razones de esta opción es que E. coli no utiliza normalmente luz como bacteria fotosintetica. Las bacterias fotosintetizadoras habrían podido utilizar la luz para excitar a otra, un proceso biológico indeseado.

Los investigadores utilizaron técnicas de la ingeniería genética para insertar genes fotosinteticos de algas verdiazules en la membrana de la célula de E. coli. Un gen codifica una proteína que reacciona a la luz roja. Una vez que está activada, esa proteína actúa para cerrar la acción de un segundo gen.

Este interruptor de apagado agrega una solución oscura. Consecuentemente, una imagen monocromática se podría “imprimir permanentemente” en una capa densa de E. coli modificada.

Nanofábricas del futuro

Las nanofábricas de cámaras fotográficas vivas nunca estarán disponibles en las tiendas: El logro de Voigt fue un ejercicio de ingeniería genética avanzada.

Pero su éxito en conseguir un arsenal de bacterias para responder a la luz podría conducir al desarrollo de “nanofábricas”, que produjeran sustancias en cantidades de minúsculas en localizaciones definidas con exactitud por rayos de luz.

Por ejemplo, el gen interruptor no necesita activar un pigmento, dice Voigt. Si se introdujera un gen diferente podría producir polímeros como las proteínas, o incluso precipitar metales. “De esta manera, las bacterias podrían tejer un material muy complejo,” dice el investigador.

El equipo de UCSF ahora está trabajando en ampliar la gama del color de su sensor, quizás con el retinol, una sustancia que ayuda a la retina humana a detectar una amplia gama de colores.

Como un método de nanofabricación, la cámara viviente es “un avance extremadamente emocionante” dice Harry Kroto, premio Nobel y descubridor de los buckminsterfulerenos, o buckyballs.

“He pensado siempre que los primeros avances principales de la nanotecnología implicarían una cierta clase de modificación química de la biología”, afirmó.

Fuente: El Universal

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Redifusión RSS de los comentarios de la entrada. TrackBack URI

Deja un comentario

You must be logged in to post a comment.

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo