200.000 años de viaje para llegar al corazón de un agujero negro

authorCarlos Martin | Enero 11, 2006

Viajar al corazón de un agujero negro nos costaría la friolera de 200.000 años solo para la ida, y si tenemos en cuenta que estos agujeros absorben todo tipo de radiación o materia que se acerque lo suficiente, el regreso se preveé muy complicado.

Agujero negroCientificos del Instituto de Tecnología de Rochester han llegado a esta conclusión estudiando la espiral de la muerte de gas cósmico en el centro de la galaxia NGC1097 donde el gas y polvo cósmico se mueve a unos 177.000 kilómetros/hora. Pese a esta velócidad de vértigo, se estima que el “viaje” del gas duraría unos 200.000 años solo en la ida.

El agujero negro estudiado tiene una masa unas 100 veces mayor que la del Sol y al igual que el resto de agujeros negros, con una fuerza gravitatoria tan fuerte que nada, ni siquiera la luz, puede escapar de ellos.

Para poder investigar este comportamineto el equipo observó el agujero negro diez veces más cerca de lo que se había investigado hasta la fecha.

Fuente: El Mundo

“Luces misteriosas” en los huracanes Rita, Katrina y Emily

Al leer esta noticia uno no evita pensar en la película “La guerra de los mundos“, aunque me temo que este fenómeno no está provocado por alienígenas con malas intenciones.

HuracánPese a que las tormentas tropicales no aparecen acompañadas de rayos ni otras líneas de luz, un equipo de científicos de la Nasa han descubierto unas “luces misteriosas” alrededor de los tres ojos de los huracanes más potentes del año pasado, Rita, Katrina y Emily.

En el primer huracán donde se detectaron estas misteriosas luces fue en el Emily por un avión espía no tripulado, el ER-2, que al sobrevolar la zona de la tormenta, pudo observar “frecuentes rayos en el muro cilíndrico de nubes que rodea el ojo del huracán”. No se trataba de un fenómeno aislado, sino de “varias iluminaciones por minuto” afirmó Richard Blakeslee, del Centro de Climatología e Hidrología Global en Alabama. Estos campos eléctricos que se generaron por encima de la zona de la tormenta fueron “unos de los mayores jamás detectados” por aviones como el ER-2, agregó.

Read more »

Una perra que se comunica con un teclado especial

Sofía, que no tiene raza definida, entrenada por psicólogos del Instituto de Psicología de la Universidad de Sao Paulo (Brasil), no es una perra común: en sus cuatro años de vida ha pasado por centenares de sesiones de entrenamiento, y hoy entiende “con razonable grado de acierto” frases compuestas por dos términos distintos como “busca pelota” o “señala palito”, dijo FAPESP, una agencia especializado en ciencias.

Perra con tecladoLa comunicación de Sofía con los seres humanos también es inusual. Utiliza un teclado especial que representa objetos y acciones que el animal desea. Por ejemplo, una tecla con rayas verticales negras simboliza el deseo de salir a pasear.

Así es que Sofia, en vez de dirigirse a la puerta de la calle cuando quiere salir, como hacen la mayoría de perros, acciona el panel electrónico.

El estudio, muestra que el proceso cognitivo de los perros es más refinado de lo que se pensaría, y que pueden estar entre los animales considerados “lingüísticos”, como los chimpancés, los delfines y los papagayos, capaces de adquirir sistemas de comuniación por signos, en contacto con el hombre.

Fuente: AFP

La Estrella Polar es un sistema estelar triple

La Estrella Polar (Polaris), posiblemente la estrella más conocida y más utilizada por navegantes y viajeros debido a su ubicación justo en el norte, en el eje de rotación terrestre, se trataría en realidad de un sistema estelar triple. Sin duda, un descubrimiento sorprendente.

Estrella PolarDesde hace años se conoce de una estrella de acompañamiento, pero el Telescopio Espacial Hubble ha descubierto una tercera estrella utilizando su capacidad de resolución óptica al límite. Los científicos aseguran que necesitan de cada bit de resolución del telescopio para poder ver la nueva estrella recién descubierta. Para hacernos una idea, el poder de resolución empleado equivaldría a ver una moneda que estuviera colocada a 30 kilómetros de distancia de un observador.

Polaris es una estrella supergigante ubicada a 430 años luz de la Tierra y dos mil veces más brillante que nuestro Sol, de ahí la dificultad para detectar nuevas estrellas a su alrededor. La meta ahora es conocer la masa exacta de Polaris y se ayudarán de la nueva estrella midiendo el movimiento en su órbita.

Fuente: Crónica

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo