Los robots ya pueden tener olfato

authorCarlos Martin | Enero 26, 2007

RobotY parece ser, que este era el último paso para que contasen con los 5 sentidos de los humanos, ya que hasta la fecha los robots y otros sistemas automáticos eran incapaces de seguir un rastro olfativo debido a que las pistas olfativas del mundo real no forman trayectorias continuas, sino que el viento las fragmenta, las esparce y las desordena.

Este problema, hasta ahora insalvable, ha sido resuelto por científicos franceses y norteamericanos, del Instituto Pasteur en París, y de la Universidad de California en Santa Barbara. Y ¿como lo han logrado?, imitando a los insectos y utilizando un algoritmo denominado infotaxis, que no busca la máxima concentración de la sustancia, sino la máxima información sobre su fuente, justo al contrario que lo que hacía la quimiotaxis, método empleado hasta el momento, consistente en medir la concentración de la sustancia olorosa en dos puntos cercanos, dirigiéndose hacia el que da un nivel más alto.

La aplicación que para la que sus desarrolladores esperan sea utilizado este avance, es el diseño de “robots para rastrear sustancias emitidas por las drogas, fugas químicas, explosivos y minas”.

Aunque no estaría de más que supiesen distinguir un buen vino.

Fuente: 20minutos

[Vídeo] Anisakis en el intestino

Mucho se ha hablado del parásito Anisakis en estas pasadas Navidades, el Real Decreto que entró en vigor el pasado día 20 de Diciembre, obliga a todos los establecimientos que sirven comida garantizar que los productos de la pesca para consumir en crudo han sido previamente congelados a una temperatura igual o inferior a –20 ºC en la totalidad del producto, durante un período de al menos 24 horas.

Los síntomas de infección aparecen entre las 24 y 48 horas después de consumir pescado infectado y se caracteriza por dolor estomacal, náuseas, vómitos, diarrea, fiebre, urticaria y edemas (en el caso de anidación gastroduodenal) o bien dolor abdominal, o incluso obstrucción intestinal (en caso de anidación en el intestino delgado).

Muchas voces se alzaron en contra de esta medida considerándola exagerada e incluso alarmante ante lo que consideran un riesgo relativo.

Bien, yo no se si las probabilidades de ingerir larvas vivas de anisakis por consumir pescado crudo son o no muy elevadas, lo que si se es que viendo el vídeo de como extraen este parásito a un paciente se me quitan las ganas de comprobarlo… el pescado bien hecho, ¡por favor!


Vía Meneame

Las plantas recurren al calcio para combatir el estrés

FlorUn equipo de bioquímicos de la Universidad de Viena, han descubierto que las plantas, del mismo modo que humanos y animales, también disponen de estrategias para protegerse contra el estrés, en su caso, recurren al calcio.

El calcio le permite a las plantas desencadenar toda una serie de mecanismos de autodefensa, que ayudan a superar muchos problemas relacionados con cambios medioambientales, más si tenemos en cuenta que a diferencia de animales y humanos, no pueden abandonar el lugar donde crecen, por lo que se ven forzadas a desarrollar estrategias más complejas para sobrevivir.

Para los experimentos, se suprimió genéticamente en las plantas la producción de calcio, suponiendo que esa sustancia desempeñaba un papel decisivo cuando el organismo está sometido a una forma de estrés.

Y efectivamente, se mostraron muy sensibles a las concentraciones elevadas de sal en el ambiente, entonces, las proteínas quinasas que suelen activar el calcio, provocaron mecanismos adicionales para que la sal sea segregada. Del mismo modo, realizaron el experimento inverso, y las plantas que producían grandes cantidades de esa proteína quinasa resultaron tolerar extraordinariamente bien elevadas concentraciones de sal.

Ahora, mediante los denominados marcadores de genes se pueden filtrar aquellas plantas que producen mayores cantidades de quinasa, lo que ayudará a obtener cultivos resistentes a ciertos cambios medioambientales.

Fuente: EFE

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo