Vinculan posible relación entre desodorante y cáncer de mama

authorCarlos Martin | Septiembre 7, 2007

MamografiaTengo que reconocer que esta noticia me ha sorprendido, en alguna ocasión he recibido correos electrónicos donde aseguraban esta posibilidad, pero siempre los había considerado una operación de propaganda dañina por parte de una marca determinada de desodorantes a otra de la competencia, así que no les daba mucha credibilidad.

Pero un reciente estudio de científicos de la Universidad de Keele apunta la posibilidad de que el uso frecuente de desodorantes con efecto antitranspirante propicie la aparición de casos de cáncer de mama, los resultados han sido publicados en la revista científica Journal of Inorganic Biochemistry.

Para llegar a esta conclusión, los expertos llevaron a cabo con 17 mujeres a las que se les había sometido a una mastectomía hallando en los tejidos mamarios elevados niveles de aluminio, sustancia que compone el 90 por ciento de los agentes antitranspirantes de la mayoría de los desodorantes que tratan de evitar la sudoración. Además, la mayor concentración de este elemento se encontraba en la zona del pecho próxima a las axilas, en la que generalmente se aplica este tipo de productos y donde se detectan la mayoría de tumores de esta clase.

Pese a que el estudio “sólo” se ha realizado con 17 pacientes evidencia unos resultados cuanto menos preocupantes.

Fuente: El Universal

Un niño de 2 años es más inteligente que un mono por cultura, no por cerebro

Mono_bebeUn simio es capaz de hacer pequeñas sumas y de usar herramientas que un niño de dos años no sabe ni cómo agarrar, pero el pequeño es más inteligente por haber aprendido culturalmente a interpretar intenciones y a imitar a los adultos para resolver un problema, no porque tenga más cerebro.

Es decir, la inteligencia humana se debe a una especialización de la cultura, y no a una inteligencia general asociada al mayor tamaño cerebral, según una investigación realizada durante los últimos cuatro años por un equipo internacional de científicos publicada en la revista Science.

En la investigación se han realizado una amplia batería de tests cognitivos a 106 chimpancés y 32 orangutanes, y a 105 niños de 2 años de edad. Para igualar las condiciones de aplicación de los exámenes a las diferentes especies, llegaron a poner una barrera de plexiglás entre quien realizaba las pruebas y el niño, a fin de simular el mismo entorno en el que se hacían a los simios.

Los dos obtuvieron resultados muy similares en las pruebas relativas al conocimiento del mundo que les rodea, e incluso los chimpancés fueron mejores que los niños en operaciones de rotación, sumas de pequeñas cantidades y uso de herramientas. Sin embargo, los pequeños, lejos aún de la edad de escolarización en la que aprenden a contar y a leer, tuvieron mejores resultados en tareas relacionadas con la comprensión del mundo social.

Sin esas capacidades socio-cognitivas los niños avanzarían muy poco con respecto a los grandes simios en sus capacidades matemáticas, por ejemplo, ya que no podrían utilizar los símbolos numéricos. Por lo tanto, son las habilidades socio-cognitivas las que dan la clave para entrar en el mundo de la cultura, y crecer dentro de un grupo cultural permite a los niños beneficiarse de las habilidades y el conocimiento adquiridos por el resto de la especie, acceder al uso de herramientas y símbolos, incluido el lenguaje, que otros ya han desarrollado.

Fuente: EFE

Identifican la colisión que pudo causar extinción de los dinosaurios

Colision_meteoritosDe entre todas las hipótesis que se han barajado para explicar la desaparición de los dinosaurios de nuestro planeta, los efectos de la colisión de uno o varios asteroides siempre ha sido la más aceptada. Ahora, un nuevo descubrimiento parece dar todavía más fuerza a esta hipótesis, y es que científicos estadounidenses y checos aseguran haber identificado el origen del cataclismo que acabó, hace 65,5 millones de años, con buena parte de la vida sobre la Tierra. Según sus cálculos, una colisión entre dos enormes rocas del cinturón de asteroides situado entre Marte y Júpiter, hace 160 millones de años, diseminó sus restos por el Sistema Solar, tratándose sin duda de la “carambola” más mortífera que ha sufrido nuestro planeta.

Alrededor de 95 millones de años más tarde, se produjo la llamada lluvia de Baptistinas, en la que los fragmentos resultantes del choque que golpearon los astros más cercanos al Sol, entre ellos la Luna y la Tierra, a un ritmo dos veces superior al habitual.

Hace 65 millones de años, un gran fragmento cayó sobre el Yucatán (México), forzando un cambio de era y el principio del fin de los dinosaurios. Los vestigios de ese impacto, un inmenso cráter de 200 km de diámetro y un sedimento rico en iridio repartido por todo el globo, hacen deducir a los especialistas que se produjo un largo invierno nuclear que cambió la faz de la Tierra y a sus habitantes.

Fuente: AFP

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo