Impresoras a chorro de tinta para fabricar órganos

authorCarlos Martin | Octubre 16, 2007

BioimpresoraPor más que leo esta noticia, no deja de sorprenderme, pero teniendo en cuenta que lo publica la revista Science y no estamos a 28 de Diciembre (Santos Inocentes), se trata de un gran avance. Y es que las impresoras a chorro de tinta podrían constituir un día una solución al problema de la falta de donaciones de órganos, gracias a investigadores que intentan crear con este instrumento estructuras celulares en tres dimensiones.

Esta solución es menos disparatada de lo que parece, afirma la revista científica, recordando que científicos ya han utilizado impresoras a chorro de tinta para “imprimir” bacterias, levadura e incluso células madre humanas en una matriz fisiológica. Por lo tanto, si encuentran la manera de crear tejidos más complejos, podrán entonces pensar en crear órganos susceptibles de ser trasplantados.

“Hemos franqueado una etapa”, subrayó Paul Calvert, especialista en materiales de la Universidad de Dartmouth que ya ha impreso células madre. “Hemos mostrado que podemos imprimir células y que éstas sobreviven al proceso, si logramos encontrar la manera de construir varias capas de células, entonces nos acercaremos a la creación de un órgano, y a la posibilidad de producir tejidos que funcionen”, añadió.

La técnica consiste en llenar el cartucho, no con tinta sino con una solución que contiene células, y en proyectar esta “bio-tinta” en un soporte que permita el crecimiento de las células, en vez de en un papel.

Fuente: AFP

Un láser que destruye virus en la sangre

VirusUn equipo de investigación del laboratorio de T. C. Wu, del Centro Kimmel contra el cáncer, ha descubierto un nuevo uso para la tecnología láser: matar virus. La técnica, que promete desinfectar la sangre para las transfusiones, utiliza un haz láser de baja potencia con un disparo o pulso que dura sólo fracciones ínfimas de segundo.

Inicialmente, se querían emplear vibraciones ultrasónicas para destruir los virus, pero después vieron que el láser, a diferencia del ultrasonido, puede penetrar en el agua (absorbente de energía) que rodea a los virus y hacer vibrar directamente al propio patógeno.

Los investigadores enfocaron un láser de baja potencia, con un pulso que dura sólo 100 femtosegundos, sobre tubos de vidrio con una solución salina que contenía virus que infectan a algunas bacterias, y vieron como la cantidad de virus infecciosos disminuyó entre 100 y 1.000 veces después del tratamiento con el láser.

Trabajando sobre la idea de que la vibración destroza la capa exterior del virus, los científicos comprobaron que su láser de baja potencia opera selectivamente, ya que destruye los virus pero no las células humanas normales alrededor de ellos, mientras que los haces láser más fuertes matan casi todo.

Fuente: Amazings

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo