Asocian el consumo de alcohol con un menor volumen cerebral

authorCarlos Martin | Octubre 14, 2008

CerebroSegún un reciente estudio, el consumo de alcohol está relacionado con un menor volumen del cerebro.

Como media, el volumen cerebral disminuye con la edad a una tasa estimada del 1,9 por ciento cada década, acompañado de un aumento de lesiones de la materia blanca. Esto influye en la progresión de la demencia y los problemas con el aprendizaje y la memoria.

El consumo moderado de alcohol se ha asociado con un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Ahora bien, respecto a las cerebrovasculares, los investigadores del nuevo estudio tienen la hipótesis de que pequeñas cantidades de alcohol también están relacionados con la disminución del volumen del cerebro con la edad.

El estudio analizó a 1.839 adultos, sometiéndolos a una resonancia magnética (MRI) y siguiendo su caso a lo largo de 30 años. Los resultados demostraron que la cantidad de bebidas alcohólicas que se consumen por semana, junto con su edad, sexo, educación, altura e índice de masa corporal aumentan el riesgo de accidente cerebrovascular.

“Hubo una significativa relación lineal negativa entre el consumo de alcohol y el total de volumen cerebral cerebro”, aseguran los científicos.

Aunque los hombres son más propensos a beber alcohol, la asociación entre beber y volumen del cerebro era más fuerte en las mujeres, señalan. Esto podría deberse a factores biológicos, incluidos los de las mujeres de menor tamaño y mayor susceptibilidad a los efectos del alcohol.

Futuros estudios longitudinales son necesarios para confirmar estos resultados, así como para determinar si existen consecuencias funcionales asociadas con el aumento de consumo de alcohol. Este estudio sugiere que, a diferencia de las asociaciones con las enfermedades cardiovasculares, el consumo de alcohol no tiene ningún efecto protector sobre el cerebro.

Fuente: Science Blog

Descubren que los bonobos también cazan primates

BonoboA pesar del carácter afable y festivo de los bonobos, un grupo de investigadores los ha visto cazando y comiendo carne de otros primates, una actividad que hasta ahora se creía propia de los chimpancés.

El descubrimiento lo ha realizado un equipo del Instituto Max-Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig (Alemania), una estación de investigación dedicada al bonobo en el Parque Nacional de Salonga, en la República Democrática del Congo.

Allí han estado observando a estos primates en los últimos cinco años, y durante este tiempo han podido asistir a la persecución y caza de tres monos por parte de bonobos, en las que también participaron de manera activa hembras adultas.

Los investigadores ya tenían indicios de que los bonobos comían carne de otros primates, de hecho, en una ocasión encontraron un dedo de mangabey en una muestra fecal, pero no disponían de ninguna observación directa como la que se publica ahora en la revista Current Biology.

Los bonobos son junto con los chimpacés los primates más cercanos a nosotros. En las comunidades de chimpancés rige la dominancia de los machos. Ellos son los que imponen su autoridad con ferocidad y los que cazan a otros monos. En las de bonobos, en cambio, las hembras gozan de mejor estatus social que los machos y los conflictos no se resuelven enzarzándose en peleas, sino copulando.

Seguir estudiando a los bonobos permitirá saber qué factores sociales y ecológicos los empujan a matar a otros monos, un conocimiento que, según los autores del trabajo, ayudará a entender el significado biológico y las causas de la agresión, no sólo en los primates, sino también en nosotros mismos.

Fuente: EFE

Observan ciclones gigantes en Saturno

Saturno_ciclonesLos científicos del Jet Propulsion Laboratory en Pasadena, han descubierto un gigantesco ciclón remolino en el polo norte de Saturno gracias a las nuevas imágenes de la NASA de la nave espacial Cassini.

Estas nuevas imágenes, tomadas en luz infrarroja, revelan masivos ciclones, cientos de veces más fuertes que la mayoría de los huracanes en la Tierra.

Los investigadores piensan que esta gigantescas tormentas se alimentan del calor de la condensación del agua similar a la manera de como se condensa en las nubes de la Tierra, pero, a diferencia de nuestros huracanes, que se derivan del calor del océano y el agua, los ciclones de Saturno no tienen ningún cuerpo de agua en sus bases, de este modo, las tormentas sólo pueden darse en los polos de Saturno, mientras que los huracanes terrestres derivan en el océano.

La sonda Cassini ha mapeado todo el polo norte de Saturno con sumo detalle, con zonas tan pequeñas como 120 kilometros visibles en las imágenes, determinando que la rotación de estos ciclones es de 530 km/h, más del doble que los ciclones más grandes de la Tierra. Las dimensiones también son sorprendentes, el anillo exterior de nubes altas en todo el vórtice mide 4000 kilómetros de ancho.

La misión Cassini-Huygens, ha estado en órbita alrededor de Saturno desde julio de 2004, en una colaboración entre la NASA, la Agencia Espacial Europea y la Agencia Espacial Italiana.

Fuente: Live Science

Theme Por Thematology y Themes y Templates
Alojamiento web en Dimensis

Cerrar
Enviar por Correo