Desde esta pagina podes Compartir y guardar Hallado el eslabón perdido de los anfibios en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Mayo 22, 2008

Hallado el eslabón perdido de los anfibios

Escrito en: Paleontología

Eslabon_anfibiosHace unos 400 millones de años, algunos peces salieron del agua para posteriormente convertir sus aletas lobuladas en patas, dando lugar a los anfibios primitivos. Durante millones de años, estos gigantescos y rudimentarios cocodrilos camparon a sus anchas por el planeta hasta desaparecer repentinamente dejando como herederos a los anfibios actuales (ranas, sapos, salamandras…).

Hasta la fecha, los antropólogos no han logrado encontrar la pieza del rompecabezas en el paso de unas especies a otras, pero un reciente estudio, de la Universidad de Calgari (Canadá) y publicado en la revista Nature cree haber encontrado la solución a este rompecabezas evolutivo.

Parece ser que la clave la tenía “escondida” el fósil de un insólito animal, el “Gerobatrachus hottoni” (en la imagen) que vivió hace unos 250 millones de años, antes de que apareciera el primer dinosaurio.

Estos científicos han determinado que el fósil posee un chásis similar a los primeros y desaparecidos cocodrilos pero otras características son análogas a las de los actuales sapos, ranas y salamandras.

La calavera, la columna y la dentadura presentan rasgos que persisten en ranas y salamandras como por ejemplo dos huesos fusionados en el tobillo, una característica habitual en las salamandras; y su cráneo es ancho, como el de las ranas. El número de vértebras está a medio camino entre el de ranas y salamandras y el de los anfibios primitivos.

Pese a estas evidencias, algunos científicos prefieren ser prudentes y esperar a realizar más pruebas o bien hallar más evidencias al respecto, aunque por el momento, esta sería la explicación más razonable.

Imagen: Recreación del “Gerobatrachus hottoni”. Michael W. Skrepnick.
Fuente: Público


Volver a: Hallado el eslabón perdido de los anfibios