Desde esta pagina podes Compartir y guardar La asfixia deja huella en los genes en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Enero 18, 2006

La asfixia deja huella en los genes

Escrito en: Genética

A través de Astroseti nos enteramos que la revista Nature ha publicado un interesantísimo artículo que afirma que los fallecimientos por asfixia alteran los genes pudiendo dejar pistas de la forma en que murieron las víctimas.

Cerebro y neuronasEste nuevo descubrimiento ayudaría a discernir con mayor claridad si una muerte se ha producido por asfixia o por estrangulación, hasta la fecha, la escena del crimen o las marcas en el cuello eran las únicas pistas para esclarecer el misterio, pero no siempre se lograba averiguar.

Actualmente un equipo de la Universidad de Nagasaki ha demostrado que los genes de una persona podrían ayudar a revelar cómo terminaron sus días. Kazuya Ikematsu y sus colegas anestesiaron, y posteriormente mataron, dos pequeños grupos de ratones, por estrangulación con una cuerda o por decapitación. Diseccionaron muestras de piel de los cuellos de los animales y compararon la actividad de un amplio espectro de genes dentro de las células de la piel, observando la cantidad de ARN bombeada por estos genes.


Los investigadores encontraron cuatro genes que fueron más activos en los animales estrangulados que en aquellos que habían muerto repentinamente. Sus hallazgos son aceptados al haber sido publicados en la revista Legal Medicine.

El estudio añade a la evidencia emergente que la actividad de los genes podría ser una pista útil en la localización del tiempo o la causa de la muerte. “Es un camino que podría resultar muy útil en medicina forense”, comenta el biólogo patólogo y molecular Edward Gabrielson, de la Universidad Johns Hopkins de Baltimore, Maryland. “El concepto de utilizar marcas moleculares en patología forense es interesante y potencialmente de un gran alcance”, dice.

Fuente Original: Nature
Traductor: : Carolina Antón
Fuente: Astroseti


Volver a: La asfixia deja huella en los genes