Desde esta pagina podes Compartir y guardar Judías sin flatulencias en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Abril 27, 2006

Judías sin flatulencias

Escrito en: Biología

Las judías son uno de los alimentos más nutritivos que existen pero a la vez uno de los más engorrosos en lo que a sus efectos en el cuerpo humano se refiere debido a las flatulencias que provocan. Un grupo de científicos venezolanos ha creado unas judías que son muy nutritivas y no provocan gases.

EstomagoDos variedades de una bacteria son la clave para crear estas judías, según han informado los investigadores. Las dos bacterias, identificadas como Lactobacillus casei y Lactobacillus plantarum, son añadidas a las judías para que éstas causen la menor molestia posible a aquellos que las coman, y a aquellas personas que les rodean, en palabras de Marisela Granito, de la Universidad Simón Bolívar, en Caracas.

Las flatulencias son gases liberados por las bacterias que viven en el intestino cuando entran en la comida. Según se cuenta en el Diario de Ciencia de la Comida y la Agricultura, Granito y sus colegas descubrieron que añadiendo las dos bacterias a las judías negras (conocidas científicamente como Phaseolus vulgaris( antes de cocinarlas se conseguía que éstas causaran menos flatulencias a los comensales.


“Las legumbres, y en particular la Phaseolus vulgaris, son una importante fuente de nutrientes, especialmente en países desarrollados”, según el informe publicado. “A pesar de formar parte de las dietas cotidianas de estas poblaciones, su consume es muy limitado por los gases que producen”.

Cuando los investigadores fermentaron las judías negras con las dos bacterias, descubrieron que decreció la fibra soluble que contenía en más del 60% y que se rebajaron los niveles de rafinosa, un compuesto conocido por los gases que provoca, en un 88%. Varias ratas fueron alimentadas con éstas judías y después analizaron sus excrementos para constatar que las judías fueron digeridas y mantuvieron su valor nutricional.

Fuente: El País


Volver a: Judías sin flatulencias