Desde esta pagina podes Compartir y guardar Limite en la miniaturización de las máquinas en tu Marcador Social Preferido, o enviarlo por E-mail a tus Contactos.

Marcadores Sociales

E-mail

Enviar por Correo
Noviembre 09, 2005

Limite en la miniaturización de las máquinas

Escrito en: Física, Nanotecnología

Un equipo de físicos ha medido directamente cuán cerca de una superficie pueden llegar los átomos moviéndose a gran velocidad, antes de que cambie su longitud de onda. Este conocimiento va a desvelar cuánto se pueden miniaturizar las máquinas.

NanotecnologíaÉsta es la primera medición fundamental que confirma la idea de que la onda de un átomo que se mueve deprisa, se acorta y alarga dependiendo de su distancia a una superficie, una idea propuesta por vez primera por los pioneros de la física cuántica a finales de la década de 1920. La noción de que los átomos se comportan como ondas además de como partículas, se remonta a 1924.

Estas mediciones les dicen a los nanotecnólogos cuán pequeños pueden hacer sus ultradiminutos dispositivos antes de que una fuerza microscópica entre los átomos y las superficies, llamada interacción de Van der Waals, se convierta en una preocupación.


El resultado es importante, tanto para la nanotecnología, donde la meta es miniaturizar dispositivos hasta que midan sólo algunas decenas de nanómetros, como para la óptica atómica, donde la meta es usar la naturaleza ondulatoria de los átomos con el propósito de hacer sensores más precisos para el estudio de la mecánica cuántica.

John D. Perreault y Alejandro D. Cronin, físicos de la Universidad de Arizona, usaron un dispositivo sofisticado, denominado interferómetro atómico, para hacer las mediciones. Éste divide y recombina las ondas de los átomos para que los científicos puedan observar la posición de las crestas de las ondas.

Esta nueva investigación proporciona la primera evidencia experimental directa de que una superficie a 25 nanómetros de distancia produce un cambio en las crestas de las ondas del átomo. Muestra que las fuerzas de interacción de Van der Waals, aunque sean diminutas para la escala humana de las cosas, resultan de una violencia descomunal para los átomos.

Perreault y Cronin encontraron que los átomos a menos de 25 nanómetros de una superficie son atraídos con una intensidad tremenda por la superficie, debido a las fuerzas de interacción de Van der Waals. Esa atracción es tan violenta que los átomos se aceleran a un millón de G, es decir un millón de veces la aceleración del campo gravitatorio de la Tierra. 1 G es la intensidad del “tirón” que notamos cotidianamente en nuestro mundo cuando estamos detenidos o nos movemos despacio. En una lancha rápida, pueden sentirse de 3 a 4 G por breves instantes durante un trayecto. Los pilotos de aviones de combate llegan a experimentar aceleraciones de hasta 8 G durante maniobras tácticas, pero pueden desmayarse si experimentan de 4 a 6 G durante más tiempo que unos pocos segundos.

La aceleración momentánea del átomo al pasar por la superficie es expresada mediante una famosa ecuación que relaciona la velocidad de un átomo con su longitud de onda. Cuando se aceleran los átomos y se encuentran más cercanos a la superficie, sus longitudes de onda se hacen más cortas, y cuanto más lejos se encuentran de una superficie, los átomos regresan a su longitud de onda original.

Fuente: Universidad de Arizona
Traducción: Noticias21


Volver a: Limite en la miniaturización de las máquinas